Más calidad e inocuidad para el producto

Seis secaderos recibieron certificados en BPM

Una iniciativa que impulsa y financia el INYM, y se implementa a través del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM).

Martes, 07 de agosto de 2018

seis secaderos reciben certificado bpm

Un total de seis secaderos recibieron hoy los certificados en Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) que garantizan inocuidad y más calidad para la Yerba Mate Argentina, una iniciativa que financia el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y que se implementa a través del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), dando cumplimiento al Plan Estratégico para el Sector Yerbatero.

Descarga Directa: Guía para la aplicación de buenas prácticas agrícolas y buenas prácticas de manufactura. (Sergio, Prat Kricun,INTA).

Los certificados fueron entregados a los secaderos Klingbeil Ernesto (Oberá), Productores de Yerba Mate de Santo Pipó S.C.L. (Santo Pipó), Valois S.A.C.I.F.I.A. , Anra S.R.L. (San Pedro), Establecimiento Imhoff S.R.L. (9 de Julio) y JS S.A. durante un acto en la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Misiones, presidido por su decano Luis Brumovski, el presidente del INYM, Alberto Re y el gerente de Capacitación Zona Litoral del IRAM, el IRAM, Jorge Coulter.

Palabras del Presidente del INYM

Las BPM “están llegando más temprano que tarde” a la producción y elaboración de yerba mate, sostuvo el presidente del INYM, durante el acto, en referencia “a mercados cada vez más exigentes en calidad e inocuidad de los productos alimenticios, como lo es la yerba mate”.

La capacitación que brinda el INYM y el IRAM a los secaderos “es rigurosa y su implementación demanda realizar inversiones y cambios en las instalaciones y en el personal, pero es algo que tenemos que asumir no sólo porque la yerba mate es un alimento que debemos ofrecer con inocuidad sino también porque nos posiciona mejor en el mercado”, sostuvo Alberto Re.

“La excelencia en el proceso de elaboración de la yerba mate, que es lo que buscamos con las BPM, nos lleva a un camino de seguridad alimentaria”

“La excelencia en el proceso de elaboración de la yerba mate, que es lo que buscamos con las BPM, nos lleva a un camino de seguridad alimentaria; y esto es algo que desde el INYM vamos a seguir exigiendo y en todas las etapa de la cadena yerbatera”, agregó.

Tras la presentación de la importancia y el alcance de las normas IRAM, a cargo de Jorge Coulter, el respaldo que brindó el decano de sede anfitriona, Luis Brumovski, y las palabras del presidente del INYM, se entregaron los certificados a los seis secaderos.

Testimonios

“Como pequeña industria, me siento, nos sentimos orgullosos con mi padre (Ernesto) de haber superado esta etapa”, manifestó Pablo Klingbeil, empresa familiar que se inició con un secadero barbacuá y hoy trabaja con uno a cinta, bajo las normativas de IRAM. “Quiero decirles que se puede (incorporar los cambios), que vale la pena; y quiero agradecer el incentivo que hemos recibido para dar este paso; los resultados se notan y motivan a seguir mejorando”, señaló.

Con el certificado de BPM en mano, Christian Domínguez, gerente de Producción de Productores de Yerba Mate de Santo Pipó, expresó que el logro de BPM “es el resultado de mucha gente que no está presente en este acto, de la familia y de personal de la cooperativa, y es el resultado de un esfuerzo importante porque no fue fácil asimilar nuevas prácticas, el cambio cultural; es apenas el inicio” de las mejoras.

Los secaderos “somos la clave de la calidad de la yerba mate”, consideró por su parte Juan Imhoff en representación del establecimiento que lleva su nombre.

“Somos nosotros los que recibimos y seleccionamos las hojas (de yerba mate) y definimos cómo secarlas, todo eso determina cómo será el producto, por eso resulta tan importante esta capacitación que da el INYM”, enfatizó.

Desde el 2015

La capacitación en BPM se inició en el 2015 y hasta la fecha, son más de 30 los secaderos que recibieron conocimientos para mejorar las condiciones de elaboración, algunos de los cuales ya superaron todas las etapas y están en condiciones de certificar BPM y otros deben realizar las correspondientes auditorías, pasos y prácticas exigidas por IRAM.

Además de los nombrados, el secadero de Hreñuk S.A. (Apóstoles) obtuvo, en abril pasado, su certificación en BPM.




Te puede interesar

Volver a prensa