Financiado por el INYM y metodología del Senasa

Se inició el programa de monitoreo del Mal de la Tela

Se concretó en Eldorado la primera actividad definida por el Comité Técnico Sanitario para la Yerba Mate e incluida en el Proyecto de Capacitación y Monitoreo del Mal de la Tela.

Martes, 02 de julio de 2019

capacitacion mal de la tela inym

Un total de 98 personas, la mayoría técnicos, aprendieron sobre la sintomatología de la enfermedad y sobre el uso del sistema de vigilancia epidemiológica del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), pasos previos para el trabajo de relevamiento en plantaciones que se hará en toda la zona yerbatera (Misiones y norte de Corrientes).

Se trata de un trabajo inédito en el área sanidad de yerba mate.

Con financiamiento del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), profesionales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Escuela Agrotécnica de Eldorado, ambas de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM), y becarios del INYM, se encuentran en etapa de capacitación, con técnicos del SENASA, para la detección temprana del Mal de la Tela en las plantaciones de yerba mate, tarea que abarcará la confección de un mapa que mostrará la distribución de la enfermedad y servirá de base para actuar, junto a otras líneas en marcha.

El Comité Técnico Sanitario para la Yerba Mate está integrado por representantes del SENASA, la UNAM, el INYM, el Ministerio de Ecología de Misiones, y el INTA; y es coordinado por el director de ésta última institución, Ing. Octavio Ingaramo. El tema prioritario es el Mal de la Tela, pero el objetivo es abarcar todo lo relacionado a la salud de las plantas.

En tanto se aguardan los resultados de muestras de hojas y ramas afectadas por el Mal de la Tela enviadas por el INYM a cinco laboratorios diferentes del país y se avanza en la investigación científica “Detección temprana de los agentes fúngicos causales de la enfermedad apical descendente”, también financiada por esta entidad, la técnica Delia Dummel enfatizó en la necesidad de aplicar el manejo integrado de plagas para cuidar los yerbales en forma eficaz, económica y con el menor impacto posible.

El manejo integrado “implica un conjunto de tareas culturales, biológicas y químicas que se complementan para mantener las plagas /enfermedades a niveles inferiores a las que causan un daño económico al cultivo”, explicó la profesional del INTA Montecarlo. “Una de ellas es la prevención, y para ello se recomiendan manejo de planta, poda, aireación, fertilización y monitoreo, o sea recorrer la zona, ver cómo está el lote, ver si las prácticas culturales que nosotros aplicamos tienen efecto y en el caso de que se detecte alguna enfermedad, solicitar asesoramiento técnico sobre poda sanitaria o uso de algún controlador biológico, un bio insumo, un producto que sea inocuo”, detalló.

“Las principales enfermedades que estamos teniendo en yerba mate son la defoliación o caída de hoja, y el Mal de la Tela; las dos impactan en el rendimiento y la diferencia que hay entre las dos es que en la defoliación se pierde el rendimiento pero la planta sigue intacta, y en el Mal de la Tela, si no es manejado a tiempo, puede morir la planta”.

Sobre en qué lugares de la zona productora se manifiestan, dijo que “la defoliación está distribuida en casi toda la zona y el Mal de la Tela está más concentrado en la zona norte de Misiones, con algunos focos en localidades del centro”.

Para combatir el Mal de la Tela “hay que entrar en forma continua al lote, hacer un seguimiento, y más si vemos que las condiciones ambientales pueden propiciar la aparición del hongo – por ejemplo lluvia, altas temperaturas y humedad-; una vez que empezamos a localizar ramas afectadas, cortar y cargar en una bolsa, y luego quemar para evitar que se contaminen más plantas, ya que el hongo se pasa de una rama a la otra, o sea pueden pasar de una planta enferma a una sana”.

La técnica indicó que es importante que el productor adquiera el hábito de “anotar todo lo que vaya observando (clima, lluvia caída) y las prácticas (fertilización, cubiertas verdes, tipo de corte) que vaya realizando en su chacra. Lo ideal es tener un seguimiento del lote, recorrer e ir anotando lo que consideramos importante, y si se puede tomar fotos, mejor”. Eso permitirá tomar mejores decisiones para hacer más productivo el yerbal.

En los próximos días se realizará la segunda jornada de capacitación en Santo Pipó destinada a quienes realizarán el monitoreo en Misiones y norte de Corrientes.




Te puede interesar

Volver a prensa